El ABS ESD es un filamento desarrollado para proteger o soportar objetos sensibles a descargas de corrientes electrostáticas. Se trata de un material que conduce la electricidad, pero no como un cable de cobre, sino que conduce sólo lo necesario para derivar la electricidad electrostática.

El ABS ESD tiene como base Acrilonitrilo Butadieno Estireno (ABS) y como aditivo Negro de Carbón. El Negro de Carbón es un material producido por la combustión incompleta de los productos derivados del petróleo que presenta una relación superficie/volumen realmente alta y una gran conductividad electrostática y térmica. Su uso está muy extendido como base de refuerzo de neumáticos de automóviles para mejorar la resistencia a la tensión y al desgaste. Es resistente a la abrasión (dureza Shore 77D) y lo que es más interesante, disipa las descargas electrostáticas (ESD) gracias a que las moléculas de Negro de Carbón se alinean en forma de nanotubos por los cuales viaja rápidamente las cargas que aparecen en contacto con este material.

El ABS ESD es muy utilizado por todo tipo de industrias para realizar carcasas de protección, soportes de sujeción y utillajes de montaje de componentes electrónicos, muy sensibles a las descargas de electricidad electrostática, como el ensamblaje de un disco duro. Otra aplicación común de este material es para realizar piezas libres de polvo para laboratorios y centros de alto desarrollo, ya que la mayoría de materiales plásticos comúnmente utilizados atraen polvo y suciedad al acumular electricidad estática.

CONSEJOS DE USO

La impresión en 3D con filamento ABS es un poco más compleja que con el filamento PLA. En el caso del filamento ABS ESD es necesario que la base de impresión esté caliente, entre 90 y 100ºC. Además, la temperatura del extrusor debe estar entre los 250 y 270ºC. También cabe recordar que el plástico ABS sufre el fenómeno llamado “warping”, que provoca que la primera capa de las piezas se despegue de la base de la impresora 3D. Por lo que si vas a imprimir piezas grandes es aconsejable que utilices BuildTak, Kapton Tape, Magigoo o DimaFix para que las piezas no tiendan a despegarse de la base y el limpiador de filamento para eliminar todo tipo de suciedad antes de que el material entre en el extrusor y así evitar atascos. Para asegurar la estabilidad dimensional de las piezas es aconsejable utilizar una impresora 3D cerrada.

Con el ABS ESD no es necesario utilizar nozzle reforzados ya que este filamento presenta baja abrasión pero si se recomiendan nozzles con diámetros de salida de 0,5mm o superiores. Aunque no es indispensable, se recomienda utilizar el Nozzle Olsson Ruby para todos los materiales .avanzados.

Esperamos que este material os haya resultado interesante. Seguiremos introduciendo nuevos materiales en las próximas comunicaciones de LUPEON.